Charlas económicas campechanas (parte I)

– Hola Paco, ¿qué te pasa? Te veo pensativo.
– Pues sí, Javier. Aquí estoy pensando un poco con una caña en la mano.
– ¡Eso por supuesto! ¿Y en qué pensabas, Paco?
– Pues mira Javier, desde fuera muchas veces las cosas parecen tener muy fácil solución. Es cuando te metes en los detalles cuando ves el verdadero alcance que tiene tomar ciertas decisiones.
– No te entiendo bien, ¿puedes ponerme algún ejemplo?
– Claro, comencemos por algo popular. El tema más que polémico rescate a los bancos. Tú que me conoces bien sabes que mis más profundas creencias me impiden apoyar esos rescates con dinero público.
– Sí, es cierto. Tiene guasa que después de la que han liado ahora tengamos encima que rescatarles.
– Sin embargo, este es un claro ejemplo de algo que a todas luces parece un sinsentido, e incluso indignante, pero en cuanto entras en los detalles ya no lo ves tan claro.
– Pues no veo cómo… Sigo viéndolo indignante: ¿Qué justificación tiene darles nuestro dinero a quienes ayudaron a crear la burbuja?
– La pregunta es: ¿Quiénes son esos bancos o cajas?
– Pues quiénes van a ser el Botín, González y toda esa gente.
– Jajaja. La respuesta es mucho más compleja que simplemente señalar a Botín, González, y compañía o a sus consejos de administración y socios. Y es que, los bancos son, a fin de cuentas, entidades en las que muchísimas personas y empresas tienen depositado su dinero. Pero claro, el dinero no está ahí.
– ¿Ah no? ¿Dónde está entonces?
– Pues invertido, claro.
– Ah, de acuerdo; ¡pues que lo desinviertan ya!
– No es tan fácil Javier. Naturalmente gran parte está en productos que no son líquidos, es decir, recuperables en corto plazo. Por tanto, si el banco tiene dificultades económicas tienes dos opciones, o rescatarlo o dejarlo quebrar.
– Ya veo.
– Si lo rescatas, malo, pero si no lo rescatas literalmente millones de personas pueden perder sus ahorros.
– Un momento, ¿no había un fondo de garantías o algo así?
– Sí, claro hasta cierto límite. Además el efecto en cascada de inseguridad haría que otras personas fueran a sacar el dinero a sus bancos, que a su vez tampoco lo tienen allí.
– ¡Vaya! Entonces sí que sería grave, ¿no?
– ¡Y tanto! Es lo que se llama colapso financiero o “corralito”. ¿Recuerdas la película Mary Poppins?
– Sí, claro.
– Pues hay una escena en que un niño hace quebrar un banco porque difunde que no le dejan sacar su dinero. El resto de los clientes que allí estaban intentan sacar el dinero por miedo a que les pase lo mismo, hasta que el banco se queda realmente sin dinero y es entonces cuando no puede devolverlo y quiebra. ¿A qué te suena eso querido amigo?
– ¡Vaya! Es justo lo mismo que estábamos hablando.
– Efectivamente, justo es eso, pero a gran escala y con otros bancos, no sólo con uno.
– Pues tiene tela la cosa, ¿no hay solución buena entonces?
– Como te decía, la solución llegados a este punto es mala, o muy mala. Pero al menos hay que saber que no es tan fácil como simplemente dejarlos que quiebren. Tanto una cosa como otra tienen sus consecuencias y hay que ser conscientes de ellas cuando se opina.
– Bueno, al menos que empleen bien ese dinero y no vuelva a pasar.
– Pues sí, pero recuerda mi querido Javier, te insisto en que no tengo claro qué es lo mejor, en principio los dejaría caer, pero una cosa es estar aquí charlando en el bar y otra bien distinta es gobernar y tener que tomar tú la decisión.

(Publicado en El Periódico de Mairena octubre 2012)

About franguillen

Francisco González Guillén es Ingeniero Superior en Informática. CEO & Founder de Vestidia.com. + 6 años de experiencia en sector TIC público y privado.

01. Diciembre 2012 by franguillen
Categories: Opinión | 2 comments

Comments (2)

  1. Querido Paco, dos apuntes:

    1) El fondo de garantía de depósitos lleva seco desde hace casi un año, se usó para financiar las fusiones de bancos y cajas que tan buenos resultados han dado.
    http://foreamos.foroactivo.com/t4480-el-fondo-de-garantia-de-depositosse-queda-vacio

    2) Puede haber más soluciones que rescatar a los bancos o dejarles quebrar. ¿Qué tal nacionalizar la banca y crear una banca pública de calidad y transparente? Casi me da la risa de pensar que algo así se hiciese en España, pero soñar es gratis.

    En cualquier caso coincido en que no es un tema sencillo que tenga una solución evidente. Lamentablemente ahora mismo todas las alternativas son terribles.

    • 1) Exacto. Pero hay gente que cree todavía que el papá Estado “garantizará” sus ahorros.

      2) Puede que sí, pero visto lo visto en éste y otros países veo inconcebible que la solución sea darle a los políticos, sean estos u otros, más poder para hacer algo como lo que dices sin que lo acaben contaminando.

      Ciertamente no es fácil, se mire por dónde se mire. Lo que sí podemos es intentar que al menos no sigamos engordando el problema…

      Un saludo amigo!

Leave a Reply

Required fields are marked *